916 130 029 info@infogestsur.es

Cuando aceptas una herencia, podrás disfrutar de los bienes del fallecido y todos sus beneficios. No obstante, esto también conlleva una carga económica que crece de acuerdo al tamaño del patrimonio.

Pensando en esto, puede suceder que seas heredero legitimario o que te atribuyan una herencia que no quieras recibir. Esto no debe ser motivo de preocupación siempre que renuncies a la herencia en el plazo adecuado.

La renuncia de la herencia siempre debe hacerse de forma oficial, delante de un notario y con todas las certificaciones que requiere la ley. Existen ciertas condiciones para que tu renuncia entre dentro de los plazos legales establecidos para evitar pagar impuestos o que se considere que aceptaste la herencia.

¿Se puede renunciar a una herencia?

Sí. Esta respuesta es muy sencilla: Si no quieres la herencia, aunque te corresponda de forma legítima, puedes rechazarla o repudiarla cuando sea que quieras. No hay condiciones en esto, y legalmente no estás obligado a aceptar la herencia si no quieres hacerlo.

Algo interesante en este particular es que puedes renunciar a la herencia aún después de que la hayas aceptado. Eso, siempre que esto no represente perjuicios para terceros. Lo que necesitas es la asesoría legal correcta para llevar a cabo todo el procedimiento correspondiente a repudiar los bienes, deberes y otros elementos heredados.

Tipos de renuncia de una herencia

Como ya hemos dicho, hay varias situaciones en las que puedes encontrarte al renunciar a una herencia. Nuestra intención es que conozcas los tipos más comunes de renuncias que pueden o no estar relacionados con el tiempo para renunciar a la herencia.

  • Renuncia a una herencia por deudas

Se da sencillamente cuando una persona rechaza la herencia porque no puede pagar las deudas que acarrea la aceptación del patrimonio. Normalmente, esto se da cuando se heredan inmuebles y no se pueden pagar las deudas hipotecarias relacionadas con estos.

En este punto, necesitas saber si la herencia que te presentan te dará más deudas de las que puedes pagar. Por eso, te recomendamos solicitar la asesoría legal correspondiente. Recibirás la orientación para justificar la renuncia de la herencia por deudas frente al notario.

  • Renuncia a una herencia aceptada

A esto se le conoce como repudiación de la herencia. Representa el rechazo del patrimonio una vez que la herencia se considera como aceptada. 

Esto puede darse a raíz de un estudio profundo de las finanzas y deberes que se contraen al aceptar la herencia. También puede ser cuando por desconocimiento, el heredero deja pasar el periodo de renuncia de la herencia y esta se haya considerado como aceptada.

El proceso de renuncia bajo esta modalidad suele tomar un poco más de tiempo. Igualmente, suele ser más cara. Esto es porque es posible que la renuncia se dé después de que prescriba el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Pasos para renunciar a una herencia

Existen dos formas esenciales de renunciar a una herencia: Frente a un notario o por la vía judicial. Además, es importante destacar que es imposible que una persona renuncie a una herencia antes de que fallezca el heredante.

Los pasos para renunciar a una herencia son bastante sencillos:

  1. Comparecer ante la notaría.
  2. Hacer una declaración formal de renuncia.
  3. Justificar la renuncia de la herencia.
  4. Firmar el certificado de renuncia a la herencia.

Para esto, en la notaría es posible que le soliciten alguna copia del testamento o de la declaración de herederos abintestato. Debe constar que eres un heredero y que no quieres tomar parte en la herencia.

¿De cuánto tiempo dispones para renunciar a una herencia?

El plazo para reclamar la herencia empieza 9 días después de la muerte del causante o heredante. De forma que los trámites legales, así como la renuncia, no pueden empezar ni un día antes de eso.

Posteriormente, hay varios procesos legales que se llevan a cabo si hay personas interesadas en la herencia. 

Si se abre un procedimiento legal de discusión con respecto a la distribución de la herencia, los herederos tienen un plazo de 30 días. En este plazo pueden deliberar si los bienes se han repartido de forma equitativa y si hay alguno que quiera renunciar.

Cuando se da este proceso legal, el juez de garantías se encarga de notificar a todas las partes de que tienen un tiempo para renunciar a la herencia. Si decides ignorarlo, la oficina del tribunal tomará tu caso como notificado.

En este proceso legal, cuentas con esos únicos 30 días para renunciar a la herencia. De lo contrario, al hacer la repartición transcurrido ese plazo, se interpretará como una aceptación pura y simple. Esto quiere decir que el patrimonio pasará a ser del heredero, así como sus obligaciones económicas relacionadas con el patrimonio.

¿Es posible renunciar a una parte de la herencia?

En estrictos términos legales, no. La herencia es un derecho global. Si renuncias a ese derecho, no recibirás ninguna parte de la herencia

No obstante, si los bienes están en discusión con los demás herederos, puedes llegar a un acuerdo con ellos. De esta forma, constará frente a un juez que tu solamente recibirás la parte que deseas, mientras ellos se quedan con el resto.

Si lo que no quieres es aceptar las obligaciones fiscales correspondientes a la herencia, puedes hacer una aceptación a beneficio de inventario. Esto consiste en que todas las deudas que acarrea la herencia se pagarán con los bienes de la misma. Si existe algún sobrante, pasará a ser del heredero.